En la mayoría de los casos de lesiones personales, los servicios de un abogado se ofrecen en base a «honorarios de contingencia», lo que significa que los honorarios del abogado serán un porcentaje de la compensación final que recibe la persona lesionada. El porcentaje que un abogado de lesiones personales puede recibir en un acuerdo de honorarios de contingencia varía, pero generalmente oscila entre el 25 y el 40 por ciento, y el 33.33 por ciento (o un tercio) es más común cuando un caso no requiere litigio. Si por alguna razón, un cliente no tiene un resultado favorable en un caso, entonces el abogado no cobra honorarios. No se espera que el cliente salga de su bolsillo por nada.