La negligencia es cuando las acciones de alguien no cumplen con los estándares razonables para proteger a una persona de daños; por ejemplo, un conductor distraído que causa un accidente. Para ganar una demanda por lesiones personales, el demandante debe demostrar que el demandado es responsable y causó sus lesiones, lo que significa que actuó por negligencia. Si una persona no actúa como lo haría una persona razonable, él o ella puede ser responsable de los daños resultantes.