Si. En Florida, todos los propietarios de automóviles deben tener un seguro de protección contra lesiones personales (PIP). La política detrás de PIP se basa en el concepto de pagar un porcentaje de sus facturas médicas y salarios perdidos sin tener en cuenta la culpa. Por lo tanto, la persona lesionada debe usar su propio seguro PIP. Sin embargo, hay ciertas circunstancias en las que la persona lesionada puede intentar usar el seguro PIP de otra persona en lugar del suyo, pero esto es muy específico.